dijous, 29 de maig de 2008

Signatura convidada

29/5/2008 EL BILLETE // EDUARDO ÁLVAREZ PUGA
Exterminio gitano
EDUARDO Álvarez Puga

Periodista

El Gobierno de Berlusconi ha utilizado el control de los sin papeles para tratar con puño de hierro los asentamientos gitanos, con el silencio de gran parte de la población italiana y el aplauso de ciertos sectores cualificados. Tampoco el genocidio de Hitler contra su raza tuvo la misma repercusión mediática que otras atrocidades nazis. Se comenzó tomando medidas para su esterilización. Más del 50% de los gitanos europeos fueron eliminados. Himmler ordenó "mantener vivos solamente a algunos gitanos para someterlos a experimentos médico-científicos". La Oficina de Higiene Racial sentenció que "la única solución era su eliminación". Pasados cinco años de la derrota del nazismo, el Gobierno de Bonn acordó que "Alemania no debe nada al pueblo gitano en materia de indemnizaciones por crímenes de guerra". Dentro de la ortodoxia capitalista, los pobres constituyen una denuncia viva y directa de sus injusticias reales. Por eso se les margina y silencia. Otro gallo les cantaría si controlaran instituciones financieras y multinacionales. Los ejemplos abundan.