dilluns, 14 de juliol de 2008

Entrevista al Presidente de la Generalitat de Catalunya

ENTREVISTA · JOSÉ MONTILLA Presidente de la Generalitat
"Lograremos el mejor sistema de financiación de la historia"
Jordi Juan Barcelona 14/07/2008
Miércoles por la tarde. José Montilla recibe a La Vanguardia horas después de que se conozca un informe de Economia que revela que el déficit fiscal de Catalunya alcanza ya los 16.735 millones de euros. Queda exactamente un mes para que acabe el plazo que marca el Estatut para acordar un nuevo sistema de financiación y todas las señales que se reciben de la Moncloa son negativas. Montilla aparece imperturbable y convencido de lograr un buen acuerdo.

En síntesis

  1. EL GOBIERNO: "No se hacen todos los esfuerzos para superar las inercias de la Administración"
  2. EL ESTATUT: "El ritmo de aplicación ha estado bien, pero es mejorable"
  3. CONGRESO: "Los diputados del PSC deben defender Catalunya, pero no hacer caer a Zapatero"
  4. LEGISLATURA: "No renuncio ni a hacer cambios en el Govern ni a adelantar las elecciones"
  5. PESIMISMO: "Los que hablan de desánimo crean más desconfianza y sólo expresan su frustración"
  6. CONGRESO DEL PSC: "Cuando un partido está en crisis tiene que hacer cambios; no es nuestro caso"
  7. IGLESIA: "En Catalunya no se dan las circunstancias para ser beligerantes con la Iglesia"
  8. TERCERA HORA: "La inmersión valía para el señor Rajoy cuando era ministro de Educación"
  9. SANIDAD: "Las medicinas no pueden ser gratuitas para todos los pensionistas"
--------------------------------------------------------------------------------
En estos últimos días se han desconvocado dos reuniones con el Gobierno porque sigue sin haber acuerdos en los temas pendientes de traspaso. Así llevamos ya mucho tiempo. ¿Qué sucede con el Gobierno y con Zapatero? Parece que todo queda en discursos bienintencionados, buenas palabras pero pocos hechos...

En realidad no se ha desconvocado ninguna reunión, porque formalmente no se había convocado. Habíamos hablado de estas fechas, pero la convocatoria no estaba formalizada. Con todo, había estas previsiones y se han aplazado para antes de que acabe el mes, y las razones son que los temas no están suficientemente maduros.

¿No existe voluntad política?

Nosotros hemos hecho los esfuerzos necesarios, pero el Gobierno, seguramente como consecuencia de los cambios y de la necesidad de coger rodaje, no tiene los temas suficientemente trabajados. Esto se consigue con voluntad política, pero no todo el mundo la tiene. Hay que vencer las inercias de la propia Administración.

Pero ¿los altos cargos hacen todo lo que tendrían que hacer para vencer estas reticencias?

Creo que no, que se han de hacer más esfuerzos para superar estas resistencias. Quien tiene que vencerlas es el Gobierno de España.

Usted las conoce bien de su etapa de ministro.

Sí, yo conozco las inercias que hay y las resistencias. Y por eso digo que no basta con que haya voluntad política.

Hablando de ritmos, ¿está contento del ritmo al que se está desplegando el Estatut?

Creo que el ritmo ha estado bien, pero es mejorable. El vaso no está vacío pero tampoco está lleno, para entendernos.

Usted ha hecho declaraciones en las últimas semanas muy optimistas sobre la posibilidad de llegar a acuerdos. ¿Es consciente de que se juega en este mes toda su credibilidad?

Estoy convencido de que el nuevo sistema de financiación, para el que estamos trabajando, será el mejor de la historia, porque si no es así, no lo firmaremos. Esto quiere decir que será mejor que el que tenemos y ha de ser más transparente y más justo para Catalunya.

¿Y si no es así?

Bien, ya he dicho que no firmaremos un acuerdo que no sea bueno para Catalunya. Esto ya lo sabe el Gobierno de España.

Se lo planteo de otra manera: ¿qué harán los diputados del PSC si la oferta del Gobierno no es buena para Catalunya?

Los diputados del PSC están para defender Catalunya, pero para lo que no están es para hacer caer al Gobierno Zapatero y que venga Rajoy. Entre otras cosas, porque eso sería hacer un flaco favor a Catalunya.

Usted se lo juega a todo o nada con la financiación. Es decir, si sale bien, usted sale reforzado como president, pero si sale mal, usted está asegurando una cosa que está por ver.

A este respecto, no me preocupa lo que perdería, o la ganancia política del Govern o del president. Me preocupa lo que gana el país. Porque en este momento de dificultades económicas es cuando el país necesita con más urgencia un sistema de financiación más justo, con más recursos.

Le hablaba de la lectura política que se haría del acuerdo.

Nosotros estamos trabajando por esto y política ficción ya sabe que no me gusta hacer.

Sí, ya lo sé, pero instalados en el escenario de que se cumplan sus previsiones optimistas, usted podría plantearse muchas cosas en otoño, un cambio de gobierno o incluso un adelanto electoral. ¿Se plantea alguna de estas opciones?

Yo no renuncio a ninguna de las prerrogativas que tengo como president. No lo haré, no lo hace ningún presidente, pero mi objetivo es trabajar de acuerdo con una hoja de ruta para cuatro años, para toda la legislatura.

Pero esta hoja de ruta se hizo con un clima en el seno del Govern que ha ido cambiando.

Sí, también ha cambiado la situación económica. Por eso hay leyes que dan prerrogativas al president, como renovar el Govern, avanzar las elecciones..., y no renunciaré a ellas. Mi obligación es seguir con la hoja de ruta que está aprobada.

¿No se le pasa por la cabeza hacer un cambio de Govern?

Ahora, ahora, no.

Como pasaba en el primer tripartito, da la sensación a veces de que algunos consellers de ICV y ERC van por libre, que lanzan mensajes e ideas que no coinciden bien con su opinión y con la del PSC. Un alto dirigente de su partido decía que el modelo de país del PSC no es el de sus socios. ¿Está de acuerdo?

Creo que es obvio que con ICV y ERC hay diferencias; si no, estaríamos en un solo partido. Nos presentamos por separado a las elecciones; por tanto, con proyectos diferentes. Otra cosa es el grado de coincidencia que hay, que es alto y que ya posibilitó el Pacte d´Entesa. Respecto a los consellers, todos tienen que tener criterio propio, y no dependen ni del PSC, ni de ICV ni de ERC, son consellers del Govern de Catalunya y si tienen criterio propio no es negativo. El Govern no es una correa de transmisión de los partidos, de ninguno de los partidos.

El conseller Castells se preguntaba en una reciente entrevista hasta qué punto las discrepancias en el tripartito dificultaban la acción de gobierno. Castells decía: "El precio de mantener el poder no puede ser la derrota del país".

Coincido con esta frase, como mucha gente de todos los partidos que apoyan al Govern. Tener el poder a cualquier precio no es bueno. No es nuestro caso.

Pero ustedes han tenido que pagar un peaje para estar en el gobierno.

No, no es un peaje. Si no se entiende que en un gobierno de coalición los acuerdos se hacen sobre la base de cesiones, si no estás dispuesto a ceder nada, no puedes pactar con nadie porque lo que pretendes no es un pacto sino un contrato de adhesión incondicional y eso no funciona así en ningún país del mundo.

Explíquenos qué cesiones ha tenido que hacer a sus socios.

Estoy muy cómodo con todas las cosas que estamos haciendo. Hago mío todo el plan de acción de gobierno.

A diferencia de sus antecesores en el cargo, como Maragall y Pujol, usted tiene fama de ser un hombre muy pragmático, de ser un gestor más que un gran ideólogo, pero justamente por eso se le reprocha que este gobierno no tiene alma y que le falta un rumbo. ¿Hacia dónde quiere llevar a Catalunya?

Creo que vamos a un país que ya no es el de los 6 sino el de los 7,5 y pronto será de los 8 millones de catalanes. Una Catalunya más diversa y más plural pero que continuaremos trabajando para que sea un solo pueblo, para que tenga el mayor grado de cohesión social, para que el conjunto de su territorio esté lo más trabado posible. Esto implica hacer una política pragmática y realista, pero también ambiciosa, sin necesidad de proclamas retóricas cada dos por tres, para halagar a determinada gente.

En esta misma línea, usted hizo un discurso en Madrid que tuvo mucho impacto, hablando de la desafección. Decía que un recorte del Estatut supondría un choque de legitimidades y nos veríamos abocados a una crisis política de imprevisibles consecuencias. ¿Cree que si no se acaba de resolver bien este encaje de Catalunya en el resto de España se está dando alas al independentismo?

Creo que esto es evidente. Seguro que usted lo ha escuchado de boca de algún dirigente de ERC, que José María Aznar hizo mucho por el independentismo. Esto es así. Yo confío en que con el Estatut, con su despliegue, a pesar de los problemas puntuales que pueda haber, se pueda ir resolviendo este encaje, nada fácil, pero posible. Y también creo que en este sentido no he cambiado de opinión respecto a lo que dije en Madrid, y respecto a los efectos de una sentencia negativa del Tribunal Constitucional. Continúo pensando lo mismo.

Usted hace un discurso pragmático, pero en los últimos meses se han alzado voces que hablan de un estado de pesimismo, incluso de decadencia, de Catalunya...

Pues fantástico. Con estas aportaciones, el país irá muy lejos. Francamente, creo que hacen un pésimo servicio al país. No digo que el país no necesite voces críticas, que las necesita, no quiero decir que tengamos que instalarnos en el triunfalismo y la autocomplacencia, tan nefastos como el pesimismo, pero los que hablan de desánimo y desconfianza lo que generan es más desánimo y más desconfianza. En el fondo lo que expresan son sus frustraciones, que no tienen por qué ser las del país.

El PSC perdió votos en las últimas elecciones catalanas y algunos dirigentes, como Miquel Iceta, hablaron después de los resultados de que el partido necesitaba una renovación, cambiar ideas. Pero a pocos días de la celebración de su congreso, se habla más de nombres que de ideas, de cambios. ¿No se echa en falta una idea matriz, de fuerza, de cara al congreso?

El marco para hacerlo es el congreso y creo que habrá aportaciones en este sentido. Un partido cuando está en crisis es cuando se ve obligado a hacer un cambio, a veces de discurso y de liderazgo. No es nuestro caso. Acabamos de ganar unas elecciones, hace un año ganamos otras, las municipales, y en las catalanas no llegamos en primer lugar pero somos el partido que lidera el Govern. Lo que seguramente no haremos es inventarnos conceptos absolutamente vacíos de contenido como hacen otros.

¿Lo dice por alguien?

Por la casa gran,de CDC, donde no caben ni los que supuestamente ya estaban dentro. Ni tampoco daremos espectáculo como otros partidos, como el PP catalán, que no ha dedicado precisamente su congreso a hablar de proyectos.

Del congreso del PSOE se ha deducido que los socialistas han girado más a la izquierda acentuando sus políticas sociales, con medidas como la eutanasia o el aborto. ¿El congreso del PSC seguirá esta línea?

Nosotros ya estamos en la izquierda, no tenemos que girar a la izquierda...

¡Ah!, ¿el PSOE no estaba en la izquierda?

No sé. Se lo tiene que preguntar al PSOE. Nosotros ya estamos en la izquierda. Lo que necesitamos es hacer un discurso inclusivo y expansivo a la vez, con capacidad para ocupar más la centralidad de la sociedad catalana.

¿Qué opinión tiene sobre la laicización que hace el PSOE, este distanciamiento en la relación entre la Iglesia y el Estado que está haciendo el PSOE?

La Constitución ya marcó un modelo de separación entre el Estado y la Iglesia. Dicho esto, hay que tener presente que determinados valores de las religiones, y más de la religión católica, los encontramos también en los idearios de la izquierda. Tampoco podemos ignorar que la religión católica es mayoritaria.

Tengo la sensación de que el Gobierno de Madrid hace gestos intencionados para distanciarse de la Iglesia, pero en cambio usted, como presidente de la Generalitat, ha hecho gestos en dirección contraria, de acercamiento a la Iglesia.

Tiene que ver con situaciones diferentes. Determinados sectores de la jerarquía eclesiástica, para distinguirlo de la Iglesia, han tenido una relación más bien de confrontación con el Gobierno de España, y por tanto es normal que cada uno acentúe sus posiciones. Esta situación no se ha dado en Catalunya, donde la jerarquía eclesiástica tiene otro talante, y no tendría sentido que nosotros fuéramos beligerantes con ellos.

En el congreso del PSOE salió un manifiesto muy claro y contundente en favor de la política lingüística de Catalunya, pero este mismo partido aprobó la tercera hora de castellano. ¿Vuelven a pesar más las palabras que los hechos?

Creo que por primera vez en un congreso, que es el máximo órgano de un partido, en este caso del PSOE, hay un pronunciamiento muy claro respecto al tema de la realidad plurilingüística en España, y una defensa contundente de las lenguas. Creo que es un avance significativo. Respecto al decreto, hemos sido muy explícitos, lo hemos recurrido y mantendremos nuestro modelo, que reforzaremos con la nueva ley de Educación de Catalunya.

Mi pregunta era si el PSOE dice una cosa pero los hechos van por otro lado, y se pueden encontrar otros ejemplos.

Como digo, hemos recurrido este decreto y haremos los cambios legislativos pertinentes para blindar nuestro modelo y tengo la convicción de que el PSOE no se posicionará en contra de ello.

¿El hecho de que la tercera hora de castellano no se aplique el próximo curso es una de las concesiones que usted ha tenido que hacer a las que antes nos referíamos?

No. Es que hay cosas que a veces cuesta explicar fuera, porque aquí no se trata de hacer menos horas en castellano de las que se hacían antes, sino de hacer las mismas, y haremos las mismas, Y haremos las mismas, aquellas que estaban bien para Felipe González y Jordi Pujol o que estaban bien para Aznar y su ministro de Educación, el señor Rajoy. El nivel de castellano de los niños y niñas que finalizan la educación obligatoria en Catalunya es más o menos igual que el del resto de España o mejor.

La sanidad catalana necesita mil millones más al año para mantener los servicios que presta ahora. ¿Cómo se conseguirán? ¿La solución sería reducir prestaciones o hacer que los usuarios paguen los servicios?

Es cierto que necesitamos destinar más recursos a la sanidad, pero no pueden ser ilimitados si queremos que el sistema sea sostenible a medio plazo. El servicio que presta la sanidad catalana está muy por encima de la media europea. Nos tendremos que plantear cómo actuamos, no exclusivamente sobre la oferta, sino también sobre la demanda.

¿Como por ejemplo...?

No puede haber una tendencia a ir ampliando las prestaciones con gratuidad y para todos. Para entendernos, ¿las medicinas han de ser gratuitas para todos los jubilados? Hay muchos países de Europa en que lo son para una franja de jubilados, pero no para los que tienen planes de pensiones de grandes importes.

3 comentaris:

Joan Font Gasulla ha dit...

El tripartit governa a Catalunya des del 2003, i fins ara, encara anem vivint del finançament del PP..potser ja va sent hora que els fets prenguin el protagonisme a les paraules...

socialistaparalalibertad ha dit...

Sr. Gasulla:
Li recordo que el fer públiques les balances fiscals, no era responsabilitat del govern de l'Entesa, sinó del govern central, que per cert, està governat per un socialista.
Això demostra que als socialistes, en interesa dir la veritat i ens interesa tindra un financiació justa per a Catalunyua.

Joan Font Gasulla ha dit...

Miri, la veritat és que el mínim exigible en un estat que s'anomena democràtic, és transparència, i publicar les balances no és una concesió, sinó una obligació democràtica. Han passat més de 25 anys, governs socialistes i governs de drets, finalment tenim les balances, si, `però quin servei ens fan si la seva publicació no té cap efecte pràctic?? No és suficient publicar unes dades econòmico-fiscal, sinó que les mateixes han de tenir una aplicació pràctica. Les formes en què s'han presentat en societat les balances, ja demostren que les balances poden dir missa, però, com cantava en julio iglesias, "la vida sigue igual". I com ja ha manifestat l'Ocaña "les balances demostren que el sistema fiscal compleix la funció redistributiva assignada". Fantàstic. Ara ja no intuïm que som cornuts i paguem el beure, sinó que ho sabem del cert.