dimarts, 23 d’octubre de 2007

Crónica de una muerte anunciada

Entre el primo de Rajoy -y no me refiero a su familiar- y la zafia de Esperanza Aguirre, queda clara la peculiar concepción de España de la cúpula que dirige al PP.


No podemos obviar que Rajoy ha afirmado que el cambio climático no puede ser el "gran problema mundial", en contra de los criterios que han hecho merecedor a Al Gore del Premio Nobel de la Paz de este año. Mientras que Aguirre, en un demostrado desprecio hacia la Casa Real ha defendido los intereses que un presunto periodista que pretende su abdicación...


Lo grave del caso es que no han "patinado", no.


Rajoy y el PP (y CiU) ya defendieron el trasvase del Ebro, lo que hubiese supuesto una catástrofe biológica sin precedentes con el único fin de garantizar la especulació urbanística de los "territorios comanche" del PP, aquellos que desde Europa se han definido como de atentado urbanístico.


Y en el tema del Rey, Espe, tampoco ha patinado. El PP nunca ha mirado con buenos ojos a la monarquia y, de hecho, en lo gobiernos de Aznar se ninguneó su papel, con lamentables discursos diseñados para menguar su prestigio entre los españoles. Aunque con ese ataque a la corona en realidad está disparando a la línea de flotación de Rajoy.


Pues sí, una vez apartado Gallardón por su centralidad, sin posibilidades para Rato por las críticas que ha recibido de su gesión en el FMI y con un Rajoy débil, pesimista, pésimo, ausente y carente de visión de la realidad, Espe prepara el terreno para su máxima aspiración: liderar al PP en el 2008; aunque sea a costa del bienestar de nuestros hijos y nietos y poniendo en la picota a la Corona.


Esto no es, ni más ni menos, la crónica de una muerte anunciada.

2 comentaris:

E.V.P. ha dit...

Què té a veure el Premi Nobel de la Pau amb el medi ambient???

Al Gore tampoc va voler renovar els dics de contenció a New Orleans i ara culpa el canvi climàtic del seu error.

Estem davant d'una societat política hipòcrita i que fot molt de fàstic. Els del PP, els del PSOE, els Demòcrates... tots!

Ernest Suñé ha dit...

La hipocresia no és una caractrística de la classe política, forma part de l'esència mateixa de la humanitat...

Si has vist "Una veritat incòmoda" sabràs que la conxorxa de Florida va fer que el món perdès un autèntic líder amb sensibilitat a canvi del mentider de la guerra d'Irak.